Los Andes, espina dorsal de América del Sur, limita la parte norte y noroeste de La Argentina. Bolivia, el sur de Perú y el norte de Chile se asientan sobre aquellas tierras, áridas, inhóspitas, frías. Toda la vasta zona, hasta las altas tierras de Ecuador, hacía parte del próspero imperio incaico, en la época anterior al descubrimiento del Nuevo Continente.

Este extenso territorio era de gran complejidad, topográfica y climática. Aquella gente supo dominar el medio ambiente para el manejo inteligente de los recursos naturales, así que tierras áridas se convirtieron en extensas áreas de producción agrícola intensiva.

De los principales alimentos que se cultivaron en toda esta zona montañosa hay que destacar la quinua, la quiwicha (amaranto), el tarwi, y las papas para obtener el chuño.

Alma Andina busca promover los ingredientes andinos como parte de nuestro patrimonio, invitándonos a un viaje a la América profunda en busca de los ingredientes milenarios que alimentaron a sus culturas.

Buscamos volver a lo simple, a lo natural…buscando y seleccionando productos que tengan ingredientes autóctonos y exóticos de la Región Andina, que además tengan un compromiso con las tendencias de alimentación más saludables y sustentables con el medio ambiente.

Nos ilusiona la idea de volver a lo natural, a buscar en nuestros orígenes el valor de los granos andinos para un mundo más nutritivo y natural.